Rechazo de Dios



Rechazo de Dios

Dios desea nuestra salvación. En la parábola del banquete de bodas, los invitados no aceptaron la invitación, por motivos que pueden aplicarse al rechazo del hombre a Dios: indiferencia, dar prioridad a lo urgente sobre lo importante y criticar a la Iglesia. Por contraste, vale la pena aceptar la invitación para ir al cielo.

(Homilía que corresponde al Domingo 28 del Tiempo Ordinario, ciclo A)