Santa Misa




Pensar la Misa

El deseo salvífico de Jesús inventa un prodigio: anticipar su entrega y perpetuarla, en el Sacrificio de la Misa. Estamos en la cima del Gólgota: pensar y repensar la Misa, para vivirla mejor.



Dies dominica

“Éste es el día que ha hecho el Señor, alegrémonos y regocijémonos con él”. Con su Resurrección, Cristo inaugura la nueva creación. Todo es asumido por Él, y en Él finamos nuestro corazón: debe ser todo en todos. Mi vida, mi camino, mi paz, mi fuerza, el sentido de mi apostolado, de mi pobreza, de mi celibato, de mi muerte y de mi eternidad.



Vive la Misa

La Sabiduría divina ha hallado un modo admirable de hacer presente el Sacrificio de la Cruz. Este acontecimiento –que pertenece al pasado no se queda sólo en el pasado, sino que abarca todos los lugares y todos los tiempos. Para experimentar sus frutos, hemos de vivir la Misa con la fe y el amor de los santos.