Beato Álvaro



Amor y alegría

En la carta que el papa Francisco envió al Prelado del Opus Dei con motivo de la beatificación de Álvaro del Portillo, dice que éste “aprendió a enamorarse cada día más de Cristo… éste es el camino de santidad de todo cristiano: dejarse amar por el Señor, abrir el corazón a su amor”. Y este camino es de inmensa alegría.