Agosto



14 de agosto

Prepara la Asunción

Las fiestas litúrgicas se preparan, sí, en lo material, pero sobre todo han de prepararse en el alma. Elevar los ojos al Cielo, no solo por María sino también por nosotros, porque ahí a donde llegó Ella, estamos invitados a estar también. Consagrarnos a María, y así todo lo nuestro agradará a Dios.