Diciembre



10 de diciembre

Ars celebrandi 

La Misa no es una acción humana, sino divina. No es una celebración profana, sino un misterio sagrado. Hemos de acercarnos a ella con temor y temblor, no sea que se convierta en algo banal, irrelevante. El ars celebrandi tiene como primera dimensión el coloquio entre Dios y sus criaturas.