Diciembre



22 de diciembre

Alegres siempre, orando sin cesar.

La tercera semana de Adviento tiene como característica la invitación a alegrarse. Pedimos celebrar las próximas fiestas con un corazón nuevo y vivísima alegría. ¿Cómo lograrlo? Orando siempre, dice san Pablo, y dando a Dios gracias por todo. Descubrir el sentido de los signos navideños, particularmente dos: la luz y el Belén.