Enero



22 de enero

Riesgo de condenación

Cualquiera que sabe de un peligro mortal para otros, debe avisarlo. El infierno no es solo un peligro mortal, sino también eterno. La Iglesia invita a advertirlo, y nos resulta saludable pensar en él, sobre todo cuando se nos nubla el horizonte. Salvar almas vendrá a ser la primera de todas las obras de caridad. Hemos de llegar todos juntos a la casa del Padre.