Febrero



9 de febrero

Una Misa cuánto vale

El viernes de la semana V del tiempo ordinario, el evangelio de la Misa nos presenta el pasaje en que Jesús cura al sordo pronunciando la palabra Effetá. Eso pedimos para valorar un poco mejor el milagro cotidiano de la Misa. Porque una sola Misa alegra a toda la corte de los ángeles, libera almas del purgatorio, trae sobre el mundo toda clase de bendiciones y ata las potestades del averno.