Vida de Jesús



Bautismo de Cristo y filiación divina

Gran teofanía del Jordán. Investidura de la misión de Cristo e imagen de nuestro propio bautismo. Los cielos se abren, desciende el Espíritu Santo, el Padre nos adopta como hijos. Grandeza incomparable que nos sitúa muy por encima, infinitamente, sobre el nivel natural. Mantener la conciencia de nuestra dignidad en cada aspecto de la existencia.



Bautismo de Cristo: Conversión 

El día de hoy tiene un tono de nostalgia, porque se acaban las fiestas. Retiramos todas las señales de la Navidad, pero se nos queda lo esencial: Jesús nos ha comunicado su vida, ha dado en su Bautismo el poder santificador al agua. Somos Cristo, y necesitamos convertirnos constantemente a Él, para que el Padre nos reconozca como hijos.



Transfiguración y divinidad de Cristo

Es invariable la temática del 2º domingo de Cuaresma: siempre se presenta la Transfiguración del Señor. Misterio de luz, en el que podemos fijarnos hoy en el testimonio del Padre celestial: Jesús es su Hijo amado, el Verbo eterno. Podemos correr el riesgo de relegar, ante la verdad de la Santísima Humanidad, su divinidad. Veámoslo como Aquel que es ayer, hoy y siempre.