Adviento



Adviento: Jesús Hombre

El Adviento significa los miles de años de ansia de la Humanidad, anhelando al Redentor. Dispongamos ahora nuestra alma para ver con ojos nuevos el prodigio de un Dios que se cansa, que sufre dolor físico, que conoce la traición o el abandono. Que esta Navidad llegue luego de una verdadera ansia de Jesús.



Comienza el Adviento

Cómo disponer el corazón para este tiempo litúrgico? Llenándolo de afectos hacia el Redentor. El profeta lo vislumbra y nos lo da a conocer, manteniéndonos viva la ilusión por su llegada. Reeducar deseos, orientándolos hacia Jesús.



Constante conversión

El profeta Isaías y san Juan Bautista nos presentan, en adviento, la necesidad de la conversión para recibir el Reino de Dios. Y lo mismo hace Jesús cuando comienza su vida pública. Invitados a vivir in statu conversionis, siempre buscando un mayor amor, una mayor finura de encuentros con Jesús, una mayor adhesión a su Cruz…