Alegría



Razón de alegría

El cristianismo es un mensaje de alegría, y la razón es muy clara: la presencia de Dios con nosotros. Más allá de una doctrina o una moral, la felicidad viene del encuentro con la Persona del Señor. Ejercitar la virtud de la iucunditas, que convierte todo en sonrisas.



Alegría como deber cristiano

Las apariciones del Resucitado comienzan refiriendo la tristeza de los discípulos, y acaban con la alegría del encuentro. Nuestra alegría se enraíza en la fe. Si he caído en la enfermedad de la tristeza debo reaprende a vivir con el Resucitado.



Te visita la alegría

El pasaje de la visitación de María a Isabel está lleno de enseñanzas, y todas entrañables. Nos habla de un corazón inundado de gozo que siembra a su paso la alegría de tener consigo a Jesús. Es nuestra vida, porque también nosotros lo llevamos dentro, y hemos de comunicar esa felicidad.