Veracidad



Ama la Verdad

El Evangelio del martes de la semana VI del tiempo ordinario nos presenta a Jesús previniéndonos contra la levadura de los fariseos, que es la hipocresía (cf. Marcos 8, 14-21). Amemos la veracidad, la sinceridad y la sencillez, para que siempre fluya en el alma la gracia de Dios.



Afrontar la verdad

Dios nos habla continuamente, y de nuestra docilidad a sus mociones depende lo directos que transitemos hacia la santidad. Estar en la verdad, sin miedo, porque el proyecto de nuestra vida es de Dios, y Él sabe cómo conducirnos. En el examen, en la oración y en toda circunstancia, podemos adelantar nuestro juicio particular.




Vivir en la verdad

Ejemplo del cardenal Newman: no atentar nunca contra la verdad. Desde la Verdad que es Jesucristo seremos juzgados: ahí caerá todo lo que en nuestra vida haya sido paja y vana fatuidad. Acostumbrarnos a oír la voz de Dios en toda circunstancia.