Pasión



Devoción a la Pasión de Cristo

Cristo no va solo al Calvario: lleva a todos los que ha de salvar. Acompañarlo a través de la meditación de su Pasión: llagas, sangre, humillaciones, via crucis… Devoción recia y jugosa que nos llenará de fortaleza ante las contrariedades.



3 de mayo

Ir al Calvario

Hemos equivocado el camino si no asumimos la Cruz en nuestra vida. Para lograr amarla, es preciso contemplar la Pasión de Cristo. De este modo, evitaremos las quejas y los rechazos.




Crucificado con Cristo

Seguimos al Crucificado; somos del equipo del perdedor. Comprender que así es la fe cristiana, y que todo deriva del instante supremo de la muerte del Crucificado. Que se hace eterno en Misa, y que pide de nosotros la ofrenda de nuestra vida.