Fidelidad



Fidelidad en lo pequeño

A José, mientras dormía, le pide el ángel marchar a Egipto. Como su corazón siempre vigila, está siempre pronto, "con las botas puestas" y el traje de peregrino. Para ser fieles, debemos estar atentos a las mociones interiores y a los acontecimientos que Dios envía.



Las posibilidades de la fidelidad

“¡Comprometidos! ¡Cómo me gusta esa palabra!” Enseñanza de san Josemaría, que nos hace ver cómo nuestra vida no es sino un compromiso de amor, porque Dios se nos adelanta, amándonos con un amor personal, directo, eterno, infinito y consolador.