Vida interior



Herodes y la frivolidad

Jesús habló con todo tipo de personas. Pero no le habló a Herodes, porque simplemente quería divertirse: era frívolo. La superficialidad produce incapacidad para escuchar a Dios.



Don de la vida espiritual

La fe cristiana no es conocer una teoría, sino hacer realidad la nueva vida en Cristo. Mi fe me dice que Jesús resucitó, pero ¿está vivo conmigo, en mi realidad diaria? Las normas de piedad nos permiten encuentros continuos.



Ser piadosos

El Evangelio del martes de la semana IV del tiempo ordinario presenta el episodio de la mujer hemorroísa. Ese pasaje recuerda la infinita eficacia curativa de Jesús. Acerquémonos a Él en el Sagrario, en su presencia de inhabitación dentro del alma, en la oración de encuentro. La piedad lleva al amor; y el amor, a la felicidad.