Orar es oír



Como los Magos, seguir la estrella

En el tiempo de Epifanía meditamos los diversos modos que Dios emplea para llamar. Debemos estar siempre atentos a sus insinuaciones, para cumplir la vocación de nuestra vida.



Juicio sin sorpresas

Luego de nuestra muerte, Jesús será nuestro Juez. ¡Qué alegría ser juzgados por Aquel que hemos amado tanto! Vivir oyendo los mensajes de Dios: el Padre nos habla en la Creación y en la página del “Hoy”; el Hijo en su Palabra y en la Eucaristía; el Espíritu Santo en las mociones interiores.



Semilla en buena tierra

La tierra donde se deposita la semilla es el corazón del hombre. Tres tipos de semilla pueden sernos enviadas: la Palabra de Dios, las mociones interiores y los acontecimientos de la vida cotidiana. Para dar fruto según el plan de Dios es preciso saber oír.