Corrección fraterna



Corrige por y con caridad

La corrección fraterna busca reorientar las desviaciones de otro en su camino a la santidad. Gran obra de caridad, porque se trata de asegurar el cumplimiento de un vocación y una misión únicas en la Iglesia. Atender además a los riesgos que pueden deslizarse en esta práctica.



Haz corrección fraterna

“Si tu hermano peca, ve y corrígelo estando a solas con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano”. La historia de la Iglesia está llena de ejemplos en los que esta advertencia del Señor se ha manifestado llena de eficacia. Comenzando por la corrección que hizo san Pablo a san Pedro. Es un compromiso de caridad, que redunda en la santidad de todos.