Amor a Ntra. Señora



Amar a María

El encanto del mes de mayo consiste en crecer en amor a María. ¿Cuál es la esencia de esa devoción? No el acumular prácticas o rezos, sino el tratarla como un niño con su madre. Diálogos confiados y amorosos. El sentido de la consagración mariana es el que Ella nos tome por su cuenta y nosotros nos dejemos llevar. Los niños atienden a los detalles pequeños.



Como un niño con su mamá

La devoción mariana más auténtica no consiste tanto en acumular devociones, sino en tratar a María con la cercanía, confianza, sencillez y abandono con que un niño pequeño trata a su mamá. Ejemplos de los santos y de los espirituales, que nos animan en tal sentido.




Como María, arder en el fuego del Amor de Dios.

Los sábados son días especiales para María. De Ella aprendemos la lección que más importa: el arder en nuestro corazón la llama de amor viva. Si no, mi vocación a la santidad está en veremos. Como la Pirausta, que sólo vive en el fuego, María está “encielada”, y por eso es la Mujer Nueva en la que todos vemos nuestro sino.