Conversión




Conversión: tarea de cada uno

Jesús predica la conversión para recibir el Reino. Es una llamada dirigida a cada uno, y en cada etapa de nuestra vida: la conversión es una necesidad permanente. Abrir la puerta de nuestro corazón cada vez que toque.



Conversión en Cuaresma: no pecados de omisión

Desde el origen de la humanidad existe el pecado, y todos debemos reconocerlo. Dios inspiró los salmos penitenciales, que actualizan nuestra contrición. Atender de manera prioritaria a los pecados de omisión, porque en ellos se centrará nuestro juicio particular.



Cómo te purificas en Misa

Las palabas de la consagración Esto es mi cuerpo, que será entregado… esta es mi sangre, que será derramada… pude apropiárselas cada fiel, pues está invitado a hacer, de toda su jornada, una Misa. Ahí sucede el doble significado de sacrificio: destruir, eliminar, por una parte, y santificar, hacer algo sagrado, por otra. La mitad mala de nuestra vida queda purificada en Misa, la mitad buena queda santificada.